Localización del mito: ¡un laberinto!

Les propongo que miremos esta escena de la película de Harry Potter prestando especial atención al lugar.

Cada uno en su carpeta va a escribir una descripción de este laberinto. Piensen en palabras precisas para que el lector logre imaginarse ese laberinto. Acudan a todos los sentidos: ¿Cómo es ese lugar? ¿Hay luz o es oscuro? ¿Cómo son las paredes que lo rodean? ¿Tiene cualidades sobrenaturales? ¿Cómo huele el lugar? ¿Hace calor o frío? ¿Hay humedad? ¿Cómo es el aire de ese lugar? ¿Hay ruidos o es silencioso? ¿Habitan criaturas? ¿Cómo es la vegetación?

Para escribir la descripción pueden partir de la escena pero también pueden agregarle su propio estilo.

Esta escritura funcionará como escritura intermedia para la escritura final de sus mitos. Estará incluida como la localización de la historia, así que procuren hacerla lo más detallada posible.

¡Manos a la obra!

Esta entrada fue publicada en Prácticas del lenguaje. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *